Enfoque Apodíctico como Herramienta de Diseño Dominante

 

“Todos los buenos diseños se parecen, los defectuosos lo son cada uno a su manera”

Jared Diamond

 

El diseño es una de las actividades más fascinantes que un ser humano puede emprender. Involucra la posibilidad de crear, de modificar el futuro, de inventar nuevas culturas, nuevos productos e industrias. Para un profesionista esto es doblemente satisfactorio, ya que al acto mismo de crear añade la posibilidad de aplicar todo el conocimiento y experiencia que la profesión pone a su alcance. Con ello puede un profesionista crear obras monumentales, productos que se reproducirán y venderán innumerables veces, productos que alcanzarán a toda la humanidad, influir positivamente en la vida de millones de personas.

 

Por lo tanto el diseño es una actividad que merece la mayor atención y cuidado por parte de aquellos que se han dado a la tarea de fortalecer las bases teórico-prácticas bajo las cuales se ejercita. Se trata de una rama de investigación dedicada a desarrollar herramientas para auxiliar y soportar la labor del diseñador. 

 

Diseño Mecánico y el Pensamiento Sistémico

 

Para lograr resolver problemas de gran escala, los complejos desafíos en el diseño y desarrollo de productos, la correcta realización de programas certeros y replicables, se ha recurrido al Pensamiento Sistémico.

 

La teoría general de los sistemas afirma que todos los objetos pueden considerarse como subsistemas o componentes de otro sistema, esto sucede desde la partícula más pequeña conocida y se extiende hasta el total del universo conocido. Es una disciplina que busca reglas de valor general aplicables a cualquier sistema y en cualquier nivel de realidad.

 

Sistema es un grupo de entidades interrelacionadas que en conjunto poseen propiedades que no poseen sus componentes por separado, estas nuevas propiedades son llamadas emergentes.   

 

El pensamiento sistémico busca entender cómo estas entidades se influencian unas a otras dentro de un sistema, la habilidad de prever las propiedades emergentes es el principal valor de este enfoque. 

 

A los sistemas creados por el hombre se les conoce de manera general como sistemas artificiales, para distinguirlos de los sistemas naturales.

 

Los sistemas artificiales son creados para cumplir con un propósito y su función es la manera particular en la que cumplen con el propósito. El usuario recibe beneficios del sistema en la medida en que éste cumple con su propósito. La satisfacción completa de un usuario es algo utópico ya que ésta aumenta con cada mejora que se incorpora al sistema. El valor de un sistema depende de la relación entre el costo y el beneficio obtenido.

 

Para lograr un diseño de alto valor el diseñador debe poder controlar su complejidad, resolver la ambigüedad propia del proceso de diseño y enfocar la creatividad para crear sistemas o productos que el usuario aprecie.  Para esto existen múltiples herramientas dentro del pensamiento sistémico, una de estas herramientas es el Enfoque Apodíctico.

 

Enfoque Apodíctico: Una Herramienta de Contundencia

 

El Enfoque Apodíctico (del griego ἀποδεικτικός, 'demostrable') es un conjunto de prácticas para el diseño de productos disruptivos. El antónimo de apodíctico es debatible y ésto resume la esencia del enfoque, se busca obtener resultados contundentes, cuyo valor no sea materia de debate.

 

El enfoque fue concebido por el autor con el afán de responder a la pregunta ¿Cómo se puede estar seguro, durante la etapa de diseño, de que el sistema o producto resultante será incuestionablemente superior a su competencia? Fallar en este reto resulta en productos que nunca alcanzan el liderazgo en sus mercados y que frecuentemente fallan en cubrir sus metas de desempeño funcional y financiero, son productos con deficiencias de diseño.

 

El enfoque  Apodíctico se ha desarrollado a lo largo de casi cuatro décadas, logrando un avance importante en sus bases teóricas con los trabajos de titulación de maestría y doctorado, este último obtenido en la Universidad de  en Cambridge en 1990.

 

A su desarrollo posterior se suman las experiencias derivadas de su aplicación en el desarrollo de productos comerciales, programas de gobierno y modelos de administración y negocios de innovación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bases del Enfoque Apodíctico

 

1. Entender claramente cuál es el problema a resolver.

 

2. Identificar las condiciones a las que el producto deberá adaptarse para operar adecuadamente.

 

3. Ubicar el grado de evolución alcanzado por el producto.

 

4. Arrancar con la mejor solución existente.

 

5. Buscar la mejor adaptación posible del producto incorporando soluciones existentes para cumplir con las expectativas

    asociadas a su diseño.

 

6. Determinar el grado de evolución óptimo que requiere el producto.

 

7. Desarrollar el carácter y atributos del producto. 

 

8. Dotarlo de una estructura robusta y una apariencia atractiva.

 

En paralelo y a cada paso del proceso se deben aplicar los Principios de Diseño: Simplicidad, Claridad y Unidad, que garantizarán que el producto en su conjunto, así como cada una de sus partes ofrecerán las condiciones óptimas de costo, funcionamiento y calidad.

 

Simplicidad – Ninguna solución de diseño puede considerarse como concluida mientras sea posible identificar otra, menos compleja, más directa o requiriendo menos partes en su lugar.

 

Claridad – Ninguna solución de diseño puede considerarse como concluida mientras que no se hayan resuelto cada una de las contradicciones inherentes a su funcionamiento y no se haya asignado una interface dedicada y diseñada ex profeso para cada interacción estable y significativa entre el producto y el usuario, su entorno, o entre las partes o sub-ensambles internos del mismo.

 

Unidad – Ninguna solución de diseño puede considerarse como concluida mientras se pueda concebir otra más balanceada, cuyos elementos guarden una mejor proporción entre ellos y cuya participación relativa al funcionamiento del sistema o producto sea más uniforme. Una cadena solo es tan fuerte como el más débil de sus elementos.

 

Un aspecto particularmente importante de este punto es el cuidar la tentación de incluir irreflexivamente cambios de última hora, capaces de destruir lo logrado en meses de trabajo. Dichos cambios se han de documentar y analizarse con detenimiento y luego incluirse como parte de la refinación del diseño, eliminando así la incertidumbre en cuanto a los objetivos del producto. En estos elementos se basa la contundencia y certeza del Enfoque Apodíctico para diseñar productos dominantes.

 

Dr. Guillermo Aguirre Esponda

Producto Original

 

  • Para usuarios diestros

  • Visibilidad limitada

  • Sin certidumbre de éxito

  • Sujeto a errores del operador

  • Sin certidumbre de limpieza

  • Difícil de alinear

Producto Dominante

 

  • Sin direccionalidad

  • Máxima visibilidad

  • Certidumbre de éxito

  • A prueba de errores del operador

  • Limpieza automática

  • Auto alineable

  • Probetas desechables

  • Número de partes: 14% menor

  • Ciclo de operación: 23% menor